Image Alt

AMS Compostable

productos-compostables-en-productos-regionales

Introduciendo productos compostables a programas regionales

En AMS-Compostable estamos conscientes del papel que debemos jugar en conducir el cambio social y ambiental en nuestra sociedad. Nos gustaría empezar con lo básico pues entendemos que muchos consumidores saben poco sobre el compostaje y aún menos sobre bio-plásticos. Alineados con organizaciones altamente respetables intentamos fomentar la educación del consumidor desde una perspectiva amplia que fortalezca el mensaje de un estilo de vida sostenible (en Costa Rica AMS-Compostable forma parte de la Estrategia Nacional para la Sustitución de Plástico de un Sólo Uso por Alternativas Renovables y Compostables). Los plásticos compostables ofrecen grandes posibilidades incluyendo la reducción de la dependencia de productos basados en petróleo, así como el incremento en la transformación de residuos de alimentos. Conforme los tipos de productos y sus usos de plásticos compostables aumentan, todos los involucrados en la cadena del ciclo de vida necesitan mantener un diálogo que asegure que la industria alcance su potencial. Varias cuestiones deben ser aclaradas para que los consumidores transformen los productos correctamente en compost, reciclaje o basura: la responsabilidad del productor por su empaque, el problema del etiquetado debe ser resuelto y el manejo correcto de los residuos de alimentos como recurso energético.

La habilidad de compostar localmente es un recurso valioso para comunidades que buscan la sostenibilidad ambiental y económica. El avance como “industria compostable” depende de la enseñanza de aquellos que comprenden a quiénes desconocen el cómo y el por qué de la actividad, así el reciclaje de compuestos orgánicos podrá continuar, basado en la producción y aplicación de compost de alta calidad. El uso de bolsas compostables y productos compostables del servicio de comida en programas regionales de reciclaje de compuestos orgánicos puede incrementar el total de residuos orgánicos que pueden ser capturados en la cadena de manejo de residuos y ser transformados a una enmienda beneficiosa para el suelo en múltiples aplicaciones. Si el procesamiento de materia orgánica cuenta con mayores opciones, recursos adicionales pueden ser invertidos en educación y programas de extensión.

Los mejores resultados se obtienen de esfuerzos significativos y colaboraciones entre las partes interesadas: manufactureros de productos compostables, transportistas, procesadores, gobierno y empresa privada. La manufactura invierte una gran cantidad de recursos para encontrar la formulación correcta del sustrato para uso óptimo del consumidor mientras encuentra un equilibrio en su habilidad para biodegradarse y desintegrarse en las instalaciones de compostaje. Primeramente y ante todo, el producto debe satisfacer los requerimientos establecidos por los estándares de compostabilidad.

Estándares reconocidos que aseguran la compostabilidad de estos productos nos aseguran que, al integrar estos productos a la cadena de compostaje, se degradarán correctamente y no causarán efectos negativos sobre el compost terminado. Imitaciones del producto afectan las corrientes de materia prima; si el mercado es inundado con plásticos o empaque que clama información falsa, confundiendo al consumidor y al procesador de compost, además de incrementar el trabajo y los costos en manejo y procesamiento, poniendo en riesgo los programas exitosos de compostaje. Antes de que cualquier producto sea vendido o inclusive mercadeado como compostable, debe cumplir con al menos uno de los estándares reconocidos para compostabilidad, a saber: ASTM D6400, D6868 o EN13432, o cualquier otra especificación equivalente.

La realidad es que muchos programas están exitosamente capturando y compostando residuos de alimentos que frecuentemente incluyen productos compostables. Mayor acceso y educación, entrenamiento y capacitación, señalamiento y retroalimentación instantánea cuando nichos de contaminación son reconocidos, son componentes centrales. Para aquellos programas que incluyen productos compostables, las mejores prácticas de manejo incluyen el establecimiento de protocolos que aseguren la certificación BPI (Instituto de Productos Biodegradables por sus siglas en inglés), minimizar la exposición de “imitaciones” de los productos, la evaluación de la compostabilidad en las instalaciones de compostaje y la creación de infraestructura que facilite el proceso de biodegradación.

Post a Comment