¿Podemos usar el plástico para salvar al mundo de la contaminación?

Entrevista de AMS COMPOSTABLE a un experto en plásticos y compostabilidad
Miembros del equipo de AMS Compostable buscamos a la persona adecuada que pudiera contar a quienes no son científicos ni expertos en el tema, qué es el plástico compostable y en qué se diferencia respecto a otros tipos de plástico. Al final, nos sorprendimos con la realidad de la industria del plástico, y descubrimos que no todo lo que se anuncia como ecológico, realmente lo es. En su despacho, el Maestro en Ciencias e Ingeniero de Materiales, Christian Cárdenas J., responde a las inquietudes que teníamos y nos ofrece una sencilla mirada hacia el mundo del plástico compostable.

Señor Cárdenas, cuando compramos productos de papel o de plástico, muchos incluyen dibujos o palabras que nos dan a entender son amigables con el medio ambiente. Identificamos varios términos: Biodegradable, compostable, degradable y reciclable. Muchos piensan que todo es lo mismo, ¿cuáles son las diferencias?

Christian Cárdenas: Me gusta que esta sea la primera pregunta porque lo mejor es aclarar lo diferentes que son esos términos, antes que hablar a fondo sobre cada uno de ellos. Existen grandes diferencias entre un material biodegradable, compostable, degradable y reciclable. Como vamos a hablar de plástico, responderé entorno a ese material.

Todos los plásticos compostables son biodegradables, pero no todos los plásticos biodegradables son compostables

Degradable es cualquier material, pero los tiempos para ello varían. Por ejemplo, un plástico regular puede tardar hasta 150 años en degradarse, mientras que el compostable, unos 90 días. También, cabe aclarar que hay plásticos que se degradan hasta convertirse en una especie de “polvo de plástico”, pero nunca llegan a desaparecer por completo. Estos son los más perjudiciales.

Un plástico es biodegradable cuando puede descomponerse tal como se da normalmente en la naturaleza sin producirse sustancias tóxicas. Hablando de lo técnico y legal, para que un material sea considerado como biodegradable, primero debe cumplir con diversas normas, dependiendo del territorio. Desconozco todos los organismos de certificación en América Latina, pero sé qué ustedes, AMS Compostable, cuentan con certificaciones europea y americana, lo que evita la necesidad de “inventar” sobre sus procesos de calidad y producción. Primero, tener la American Standard ASTM D6400 y D6868 garantiza que sus bolsas se degradan naturalmente sin generar tóxicos, y a la velocidad comparable a la de los materiales compostables, lo que significa que son 100% compostables, ¡se convierten en abono, así de fácil!

Por su parte, en el caso del plástico compostable, se requiere nuestra acción para el proceso de compostaje, y la gran ventaja es que requiere un tiempo mucho menor de degradación, comparado con plásticos regulares. El tiempo para ello es de entre noventa días y seis meses. En otra ocasión podría contarles cómo pueden hacer compostaje desde casa, incluso podría convertirse en un hobbie.

Finalmente, el término reciclable hace alusión a que un producto es reusable, incluso más de una vez.

Como ven, no es tan sencillo, pero una vez comprendemos las diferencias, podemos mejorar el criterio con el que elegimos, en este caso, nuestras bolsas.

“Por donde se mire, el uso de bolsas compostables ofrece grandes beneficios para el medio ambiente. Ya sea que usted quiera hacer el proceso de compostaje o que deseche las bolsas inmediatamente después de usarlas, la degradación de este plástico no durará más de seis meses, y se hará por completo, sin dejar rastro”

Aparte de botar la basura, ¿para qué más se podría usar una bolsa de plástico compostable?

Christian Cárdenas: una bolsa de plástico compostable tiene la misma utilidad que cualquier bolsa de plástico convencional. El uso que tiene una bolsa de este tipo está ligado al desecho de basura principalmente, llegando a rellenos sanitarios. La ventaja exclusiva para una bolsa como las de AMS Compostable está en que podemos hacer compostaje en casa, utilizando también otros desechos para tal fin (cáscaras, restos de comida, de fruta y de verduras).

Sabemos que eres un experto en cómo se hacen las bolsas compostables, pero, fuera del obvio impacto al medio ambiente, ¿qué otros beneficios nos ofrecen ellas que no conocemos a simple vista?

Desde hace tiempo que los medios convencionales y digitales nos mantienen informando sobre el grave impacto del plástico al medio ambiente. Sabemos de los mares de plástico que nadan en los océanos, y que se acumulan en los depósitos locales y municipales. Con esa información, resulta más que evidente el beneficio que ofrecen las bolsas compostables. No justifico arrojar ningún tipo de plástico al aire libre, pero, si las bolsas compostables llegan a ser arrojadas sin más, la ventaja es que tendremos la certeza de que en un periodo no muy largo de tiempo (comparado con plástico convencional) se van a degradar sin generar tóxicos.

¿Qué piensas que puede incentivar a la gente a usar bolsas compostables?

Básicamente, seguir generando conciencia sobre el grave daño del plástico no biodegradable y no compostable al planeta. Fuera de encontrarnos con plásticos desechados en el mar y demás cosas extremadamente tristes que vemos en las noticias cada vez con más frecuencia, el plástico convencional trae problemas que incluso no comprendemos, que son a largo plazo, lo que quiere decir que puede que no nos afecte contundentemente a nosotros, pero sí a nuestros hijos, a las futuras generaciones. Por eso, empresas como AMS Compostable y la generación y refuerzo de leyes en los países que regulen el manejo del plástico, son de gran ayuda para lograr un planeta más sostenible y menos contaminado.

“Incluso si el tiempo no te da para hacer un proceso de compostaje, tirar una bolsa compostable significa unos seis meses de degradación de la bolsa, comparado con los 150 años que puede durar una bolsa regular en ese proceso”.

Sobre nuestras certificaciones

 

Contamos con más de 6 certificaciones con estándares internacionales, entre las que se encuentran el American y European Standard, lo que nos encamina exitosamente a la producción de bolsas plásticas 100% compostables, sin generar residuos tóxicos para el medio ambiente.

¡Fabricamos bolsas plásticas compostables que se convierten en abono!